martes, 15 de enero de 2008

Aquellos maravillosos años

Un día abres un cajón de la habitación en la que dormiste tantos años durante tu infancia y juventud. No buscas nada en especial, pero encuentras muchísimos recuerdos. Objetos que no recordabas que estaban allí, pero que cuando los guardaste en ese cajón eran tu mayor tesoro.
Hoy abrí uno de esos cofres del tesoro: mi trompo, mis "bolas" y otros juegos de la era "preconsola" (incluso era pre-spectrum).
Y después encuentras cosas que ni recordabas que las habías tenido, ni mucho menos por qué las guardabas. ¿Recuerdas las pegatinas de "toi" de los bollycao?



Y ya no puedes parar. Abres otro cajón y esta vez encuentras otras cosas ya no de niño (tampoco de home, senon de homiño): fotos, cartas de tus primeras novias... (pero estos otros recuerdos me los guardo para mi)

8 comentarios:

akiestoiyo dijo...

yo pegatinas de bollicao no coleccionaba,era mas de phoskitos.

twin dijo...

tienes toda la razon AQUELLOS MARAVILLOSOS AÑOS, como los campamentos de verano ................... q tiempos

andres dijo...

el mejor "toi" ,sin que se pueda admitir ningún tipo de discusión sobre el tema,era el "No toi"...


P.D.- con esta profunda reflexión doy por inaugurada mi aportación al blog.

P.D.2 ¿aqui se cobra algo por cada comentario? :D

O pipeiro dijo...

Bienvenido al blog. Buena idea, si pagásemos algo supongo que habria mas comentarios, y twin (el lector que mas comentarios hace, lo que agradecemos) se forraría...

El "no toi" recuerdo que lo tenía, pero ahora sólo encontré estos pocos. De la foto el mejor es "ta bonita tu"

a xornalista dijo...

Cuánto me gustaba a mí el trompo!!! me trae muy buenos recuerdos porque mi padre lo tiraba de p´madre, en plan lanzarlo al suelo, recogerlo con la mano, subirlo por el brazo... por lo visto es una cualidad que heredó de mi abuelito, que también era una máquina en eso...
A mí me molaban mucho las canicas, más que nada por lo bonitas que eran. Me podía tirar minutos mirando cada una...
Qué efecto magdalena de Proust, chicos...

O pipeiro dijo...

Xornalista, tu último comentario es el que más me ha gustado de los que he recibido hasta ahora. Si con unas pocas palabras puedo traer al presente recuerdos tan entrañables...

amargureiro1 dijo...

Pero dejemos de disimular seamos sinceros, a ver ¡que coño es una magdalena de Proust !, que esto de no ser un intelectual me tiene loco

O pipeiro dijo...

Un pouquiño de cultura. Cuando comió la magdalena el sabor le trajo todos los recuerdos de su infancia los cuales había borrado de su mente, porque era como las que tomaba de niño (un libro de Marcel Proust)